Grandes rivalidades – Boonen vs Cancellara

Posted on marzo 27, 2014

0


u-denkt-dat-e3-prijs-straks-uitdraait-op-duel-cancellara-boonen-id2751407-1000x800-n

Nacho Barranco Frías – @n_barranco

Para cambiar un poco el rumbo con respecto a episodios precedentes hoy hemos querido rescatar de nuestro pasado más inmediato, e incluso presente, una de las rivalidades que más atrae al aficionado. Por las diferencias entre los protagonistas. Porque sólo se citan en un lugar y durante un periodo de tiempo determinado: primavera, Región de Flandes. Fabian Cancellara y Tom Boonen. Tom Boonen y Fabian Cancellara. Dos corredores, cada uno con sus características, ambos con el mismo objetivo, triunfar sobre el adoquín.

La primera vez que el camino de estos dos corredores se unió fue en 2003. Por aquel entonces eran dos jóvenes de 22 años que lo más que podían hacer en las clásicas del norte era aprender, conocer el pavé, las carreras y su desarrollo. Pocos podían presagiar que esos dos novatos serían los grandes dominadores de pruebas como Ronde van Vlaanderen o Paris-Roubaix. Poco a poco sus caminos fueron aproximándose y en 2005 Boonen se hacía con su primera victoria en el velódromo de Roubaix. Cancellara hacía lo propio en 2006 dejando al belga en segundo lugar. Ese año se repartieron las victorias en las dos grandes del norte, ya que Boonen vencía en Tour de Flandes, sin que Cancellara pudiera hacer más que un meritorio sexto puesto. El duelo estaba servido.

Para 2007 la batalla se traslado a una prueba menor, E3 Prijs Vlaanderen Herelbeke. Tanto en Roubaix como en Flandes nuestros protagonistas no rindieron a su mejor nivel, pero en Harelbeke la lucha fue maravillosa. Acompañados por Marcus Burghardt y un sorprendente Manuel Quinziato se presentaron en el último kilómetro. Dos ataques de sus acompañantes fueron el anticipo de un espectacular cambio de ritmo de Fabian Cancellara a falta de 300 metros. Arrancando prácticamente de parado. Devorando las bielas se encaminaba hacia un fenomenal triunfo. Pero ahí estaba su ‘kriptonita’, Tom Boonen. El belga demostraba que además de ser hábil en el adoquín tiene una mayor punta de velocidad que el resto y se hacía con su cuarto triunfo en Harelbeke.

En Paris-Roubaix 2008 pudimos vivir otro gran duelo sobre las piedras. Tras una gran selección de carrera centrada en el tramo de Mons-en-Pévèle, Fabian Cancellara lanzó un ataque entre secciones de pavé. A él sólo pudieron llegar Alessandro Ballan –compañero en numerosas ocasiones de nuestra pareja- y como no, Tom Boonen. Los tres se presentaron en el velódromo con ventaja suficiente para ver cómo un bestial Tom Boonen lanzaba un sprint al que ni Cancellara ni Ballan intentaron seguir. El suizo fue finalmente segundo, pero Boonen le había levantado una victoria más.

Los años iban dando la razón a los que apostaron en el pasado por Boonen y Cancellara, pero en 2009 no pudimos vivir duelos del pasado. Esta vez fue el suizo el que no rindió a su mejor nivel. Procesos febriles, caídas y probablemente una mala planificación lastraron la primavera del por entonces corredor de Saxo Bank. A pesar de dicha ausencia, Boonen no consiguió arrasar como en temporadas anteriores. Fue segundo en Harelbeke por detrás de Pozzato, en Flandes no pudo pasar de la 25ª posición pero en Roubaix demostró, una vez más su calidad. Solo, como los grandes, se presentó el belga en el velódromo. Con tiempo suficiente para celebrar una victoria que le colocaba en el selecto club de los tres adoquines.

Uno de los momentos más intensos de esta rivalidad. Kapelmuur 2010.

Uno de los momentos más intensos de esta rivalidad. Kapelmuur 2010.

Llega 2010 y con él la gran explosión de Fabian Cancellara. Vence en Harelbeke, por delante de Boonen y Flecha. El suizo, atacando a un kilómetro de meta, consiguió despegar a sus rivales y comenzaba lo que iban a ser tres semanas de escándalo. Tan sólo siete días después llegaban Ronde van Vlaanderen y el Kapelmuur. Momento decisivo de la carrera y nuestros dos protagonistas mano a mano. Tan sólo 17 kilómetros para llegar a meta y coronarse en Flandes. Ese día Cancellara tenía algo. Sus piernas se movían como si de pistones de un motor se tratasen. Con una cadencia nunca vista en La Capilla el suizo dejaba clavado a Boonen y se iba, como tantas otras veces, en solitario. Flandes, incluido Boonen, se rendía a sus pies. Aquel día muchos comprendimos el porqué de la pasión que sentimos por este deporte. En Roubaix confirmó su forma, llegando sólo, con más de dos minutos de ventaja. Boonen sólo pudo ser quinto.

Esa fue la última primavera en la que disfrutamos de un cara a cara entre Boonen y Cancellara. En 2011 el belga no fue ni siquiera la sombra de lo que indicaba su palmarés. Cancellara luchó y venció en Harelbeke pero en Flandes fue superado Nuyens y Chavanel y en Roubaix un inesperado Van Sumeren dio la sorpresa con un ataque lejano al que nadie pudo responder teniéndose que conformar con el segundo puesto. Es posible que este año comenzara a notarse un claro marcaje al suizo cosa que, si no estás al 120% es muy difícil de resolver.

Los dos últimos años han sido un tanto desagradables por las ausencias de los dos ciclistas que han marcado el devenir de las clásicas del norte en los últimos siete años. En 2012 fue Cancellara el que tras una caída en una de las zonas de avituallamiento de Tour de Flandes decía adiós a sus aspiraciones de doblete. Boonen aprovechó este hecho y venció en Flandes y, tras una de las mayores locuras de los últimos años, se presento en el velódromo de Roubaix tras más de 50 kilómetros en solitario. Este año las tornas han cambiado y después de la victoria de Cancellara en Harelbeke, Boonen tuvo que decir adiós tras caer en los primeros kilómetros de Flandes. El belga dejaba en bandeja –teniendo siempre en cuenta a Peter Sagan, que en los próximos años se unirá a nuestros protagonistas- sendas victorias a Fabian Cancellara en Flandes y Roubaix.

En 2014…bueno, esto es mejor que lo soñemos. La guerra continua.

boonen-cancellara

Anuncios